Macarena Jullian, llevaba varios años trabajando en una empresa donde ella misma reconoce “estaba cómoda y regalona. Vivía cerca, tenía un horario flexible y lo pasaba bien”. El problema para esta emprendedora de Chamisero, era que le faltaba proyección y así fue como apareció la picazón del emprendimiento.

Entonces, luego de vivir la experiencia de tener que ir al supermercado después de la oficina muchas veces a comprar solo una cosa, lo que significaba hacer largas filas, buscar estacionamiento y llegar mucho más tarde a su casa, decidió crear Supermercarro.

¿De qué trata? Es un camión que llega a tu casa con diferentes productos como: leche, pan, pañales, etc. “Actualmente contamos con 95 productos, pero en unas semanas tendremos 150”, comenta Macarena. A través de una suscripción mensual, que va entre los 5.000 y 10.000 pesos, la persona puede llamar a este minimarket ambulante, para que pase por su domicilio. Jullian lo describe: “Supermercarro es un servicio pagado, que por $6.990 mensual te llevamos nuestros minimarkets móviles, todos los días de lunes a viernes a la puerta de tu casa, para que puedas subir, elegir, comprar y pagar todo sobre 4 ruedas”.

Este novedoso y entretenido emprendimiento, que nos suple el clásico mínimarket de la esquina -tan escaso en este sector-, “está enfocado en todas las familias de Chicureo y sus alrededores, donde, tanto el papá como la mamá salen a trabajar y dejan a sus hijos con la nana o algún familiar, las que por distancia no pueden salir a comprar en caso que algo les falte”, comenta Macarena.

De todas maneras el emprender incluso sobre cuatro ruedas y con una idea tan diferente, tiene sus cosas “fáciles y difíciles”, en el caso de Jullian, “lo mejor fue saber que pude dar el salto y me atreví a salir de mi zona de confort, y por supuesto tener la convicción de que Supermercarro será un servicio que beneficiará a cientos de familias”, comenta Macarena a lo que por otra parte agrega, “lo más difícil fue encontrarme con una jungla donde hay aprovechamiento cuando te ven inexperta o vulnerable, pero que sin duda es una forma de aprender que las decisiones necesitan de una buena conversación con la almohada antes de ser tomadas” concluye la emprendedora y creadora de Supermercarro.

 

 

Share This