¿De qué se trata?, ¿un nuevo taller mecánico? Se diferencia de un taller común en la técnica utilizada, en el resultado obtenido y en el tiempo de trabajo.

Esta innovadora técnica -recién instaurada en Chicureo en el local llamado Desabollado en Frío, ubicado en Av. Chicureo km. 2.8 en el mismo sitio donde está Bridgestone- consiste en dejar el auto en el mismo estado que salió de la tienda, en la medida que el golpe esté dentro del alcance de lo que realizan. “Se trata del manejo de los metales en base a su posición original, es decir, no tocar la originalidad del auto enderezando todo a un nivel de perfección máximo, armando líneas con gran exactitud” explica Juan José Donoso, socio de Desabollado en Frío.

Este arte, como lo llaman en muchos países, nace en Europa en lugares donde el granizo es fuerte, dejando miles de abolladuras en los autos cada año. Sin embargo, el desabollado en frío también aplica para otros golpes y pequeños piquetes, razón por la cual Juan José Donoso junto a su socio decidieron hace 8 años viajar a España a aprender esta interesante técnica.

“Es realmente un trabajo de joyería, muy complicado y minucioso. No todos lo pueden hacer, requiere de una capacidad especial, así como la de un artesano con su obra. Esto es arte en los metales”, comenta Donoso.

 

Partieron hace 7 años con un local en Kennedy con Padre Hurtado, diferenciándose de los talleres tradicionales que desabollan con martillo y luego aplican macilla para la parte más fina, interfiriendo en el proceso original. Además, Desabollado en Frío no trabaja con pintura, solo vuelve el metal a su posición. “Muchos se preguntan por qué no arreglamos la pintura también, y es que dar con el color original es tan difícil que siempre se nota cuando un auto está pintado. Por eso al venderlo siempre pillan los arreglos, y no saben si la persona le pegó un raspón con el portón de la casa o de verdad fue un golpe que puede haber sido un poste incrustado hasta la mitad del techo. En cambio, con esta técnica un experto no es capaz de darse cuenta si está desabollado”, señala Juan José.

Una clínica con un tratamiento poco invasivo y un resultado sorprendente… con esas palabras describió Alejandro Vidal su experiencia como cliente de Desabollado en Frío. “Me lo recomendó un amigo para sacar los miles de piquetes que tenía en una puerta, y la verdad iba con un poco de susto por esta nueva técnica, pero es espectacular tanto el trabajo como el tiempo de espera, que fueron 2 horas”.

 

Desde un pequeño piquete hasta cualquier daño que no toque lo estructural, es lo que Desabollado en Frío puede dejar como recién salido de la tienda. Incluso, cuenta Juan José, “nos han llamado para arreglar helicópteros y aviones chicos, porque aunque no lo creamos tienen varios pequeños accidentes con pájaros o ramas, por ejemplo. Ahí hemos encontrado otro nicho”.

El proceso va desde los 20 minutos hasta las 4 horas, con un valor promedio de $80.000 neto por daño. “Siempre estoy posicionado debajo de los deducibles promedio que son de 3 UF; para que haya una diferenciación no solo en el tiempo, eficiencia y calidad, sino que también en precio”, destaca Juan José Donoso.

Operan principalmente por mail o whatsapp. Mandas la foto y te hacen una cotización aproximada sujeta a confirmación en el local.

 

Instagram: desabollado en frío

Facebook: desabollado en frío

www.desabolladoenfrio.cl

 

Share This