Camila Peñafiel, junto a su socia, son las dos ingenieras de la Universidad Católica con más de 13 años de experiencia laboral en grandes empresas. A través de su búsqueda en la flexibilidad laboral y maternidad, crearon esta empresa a través de la cual ayudan a las pymes en su administración de forma profesional, a través de un costo más barato ya que el servicio es independiente.

“El objetivo de este emprendimiento es que los dueños de las  empresas dediquen toda su fuerza y energía en hacerla crecer, haciendo lo que saben hacer y nosotras nos encargamos de administrárselas. La idea es que ellos se enfoquen en su negocio, y que no se desgasten en temas que les complican y les quitan tiempo”, explica la ingeniera de la PUC.

Este apoyo a las pymes busca encargarse de toda la administración, desde la facturación hasta la cobranza, pago de proveedores, rendiciones de gastos, recursos humanos, flujos de caja, proyecciones, propuestas de ahorro y mejoras. El cliente tiene toda la información en línea para que vaya monitoreando permanentemente cómo va su empresa. Es por eso que el “público objetivo son pequeñas y medianas empresas”, comenta Camila.

De este proceso del emprendimiento lo más gratificante para Camila Peñafiel ha sido “aplicar todos los conocimientos que adquirimos durante estos años trabajando en empresas multinacionales, para lograr la satisfacción de nuestros clientes. Están felices con nuestro trabajo, nuestro principal flujo de clientes viene por el boca a boca, nos van recomendando entre sus conocidos. Es muy gratificante el aporte que hemos podido hacer en cada cliente, y no solo con la administración, también hemos asesorado en Marketing, área Comercial y abastecimiento”.

Por otra parte, ha habido momentos más difíciles ya que “al principio siempre cuesta un poco, tienes que invertir mucho tiempo y ganas en el proyecto, hasta que en un momento empieza a prender. Ha valido mucho la pena, tanto en lo personal como en lo laboral”, señala Camila Peñafiel.

 

 

Share This